7 Razones para visitar el Algarve

Calas y cuevas de la zona de Benagil. Foto Turismo de Portugal

Calas y cuevas de la zona de Benagil. Foto: Turismo de Portugal

Nuestro destino de  Semana Santa y cómo ya sabéis porque lo hemos ido comentando por redes sociales, ha sido el Algarve, una zona que teníamos muchas ganas de visitar, tras pasar por Oporto y Lisboa. Lo cierto es que nos planteamos la escapada como un roadtrip, con la idea en mente de podernos mover por toda la costa y el interior de esta región portuguesa.

Razones que nos han llevado a visitar el ALGARVE

Entre otras muchas y que es imposible nombrar, os dejamos algunas de las razones que nos han llevado a elegir el Algarve para esta escapada larga. Allá vamos…

  • Descubrir y perdernos por el interior de la región: explorar la Serra do Caldeirāo, subir a Rocha da Pena y realizar algún tramo de la Vía Algarviana; la vía verde por excelencia del Algarve, cuenta con algo más de 300 kilómetros que recorren el Algarve de este a oesteSin duda alguna, la Vía Algarviana, que con sus 300 kilómetros de este a oeste, lo que te permite realizar los tramos que consideres oportunos desde Alcoutim, en la frontera con Extremadura, hasta Cabo San Vicente. Puedes descargarte y consultar toda la info sobre la misma aquí: Vía Algarviana. Por tanto, descubrir y disfrutar la naturaleza en estado puro y alguna que otra sorpresa que desvelaremos más adelante.
Paisajes del interior del Algarve. Foto: Turismo de Portugal

Paisajes del interior del Algarve. Foto: Turismo de Portugal

Castillos y fortalezas salpican toda la región del Algarve. Foto: Turismo de Portugal - Castillo de Alcoutim

Castillos y fortalezas salpican toda la región. Foto: Turismo de Portugal – Castillo de Alcoutim

  • Dedicar tiempo a los pueblos del interior de la región, disfrutar de su flora y fauna, de sus talleres de artesanía, de su aguardiente y de su cocina consistente: Monchique y sus termas, Loulé, Silves y su castillo, Alte y sus fontes, Querença,… Los platos de caza y los bosques de alcornoques, son una de las grandes estampas de esta zona más desconocida del Algarve. No olvidemos que Portugal, es una de las mayores productoras de corcho del mundo y en concreto esta zona, está volcada con esa industria.
  • Perdernos por las carreteras de la costa este y disfrutar de escenarios de cuento y película como Cacela Velha. Descubrir el núcleo islámico de Tavira, de las vistas desde su torre y disfrutar de la slow life en barrios y enclaves tan auténticos como Santa Luzia y Pedras d’el Rei, dónde se conservan las tradiciones marineras ancestrales y el tiempo parece haberse parado.
La esencia marinera está presente en toda la costa. Foto: Turismo do Algarve

La esencia marinera está presente en toda la costa. Foto: Turismo do Algarve

  • Descubrir la capital del Algarve, Faro, quizás la gran denostada y ciudad de paso pero que tiene un bonito casco histórico que merece la pena conocer y que seguro te sorprende con algunas de sus reliquias. Degustar la esencia marinera de Olhāo y por supuesto, recorrer en barco o kayak, el Parque Natural de Ría Formosa, una de las joyas naturales de la región.
  • Alucinar con los paisajes costeros, las formaciones rocosas, las cuevas, las calas y el mar. El Percurso de los Sete Vales era otra de nuestras pequeñas rutas imperdibles para disfrutar el Algarve como se merece. Calas y cuevas como la de Benagil o las impresionantes Praia da Rocha en Portimão o la Praia Marinha, en las inmediaciones de Carvoeiro.
  • Perdernos por la costa oeste y disfrutar de las olas, perfectas para el surf, de Carrapateira y sus alrededores; y por supuesto, terminar en Sagres, para visitar su fortaleza y poner un broche prefecto, con la puesta de sol más espectacular sobre el Atlántico: la del Cabo San Vicente.
El imponente Cabo San Vicente. Foto: Lonely Planet

El imponente Cabo San Vicente. Foto: Lonely Planet

  • Y por último pero no la última  😀 la gastronomía, ta variada como el paisaje del Algarve: guisos como la cataplana, tan típicos de la zona, las carnes y pescados a la parrilla, el pulpo y mariscos… y los dulces, ay que sería de una visita al Algarve sin devorar sus dulces y  degustar una Sagres o una Imperial bien frías …

Pues así, con estos planes, ya teníamos el caldo de cultivo perfecto para disfrutar de unas más que merecidas vacaciones,…

En breve y tras visitar la región, comenzaremos con una serie de relatos sobre nuestras peripecias por la zona, por si os pueden servir de inspiración para vuestras escapadas al Algarve. La zona lo merece porque sólo puedo deciros que es absolutamente para enamorarse y volver, volver y volver…

Happy Blogging! Happy Travels!

2 comments

Deja un comentario