Euskadi: El Bosque de Oma

Entrada al Bosque de Oma

Entrada al Bosque de Oma

Hace unas semanas, antes de disfrutar de este largo y cálido verano como se merecía, os hablábamos de un enclave bizkaino precioso, como es Bermeo y San Juan de  Gaztelugatxe; si recordáis, ya os comentamos que en esta misma zona, además de Mundaka, cuna del surf y el arenal de Laga y Laida, hay una ruta preciosa y muy familiar: visitar el Bosque de Oma.


EL BOSQUE PINTADO, EL BOSQUE ENCANTADO

Partiendo de Gernika y siguiendo la carretera a Lekeitio, encontramos el desvío para visitar tanto las Cuevas de Santimamiñe como el Bosque de Oma.

La forma más sencilla de llegar es en coche, dejándolo en el parking junto a la entrada de las cuevas y dónde también hay un par de cervecerías que te pueden servir para reponer fuerzas a tu regreso. Desde el parking, hay un sendero asfaltado y en algo más de 1 kilometro, llegas a la entrada de la obra de Agustín Ibarrola: el bosque pintado, que dicen los niños.

Los críos disfrutan mucho de esta pequeña ruta y excursión muy recomendable

Los críos disfrutan mucho de esta pequeña ruta y excursión muy recomendable

Figuras geométricas y mucho color

Figuras geométricas y mucho color

En este espacio natural, al artista vasco, se sirvió de la pintura en los árboles para crear un entorno especial y mágico en plena naturaleza; de ahí que también se le llame el bosque encantado.

Una vez pasas la valla de entrada, os recuerdo que puedes llevar a tu perro pero debe de ir atado, hay un pequeño tramo sin un excesivo desnivel pero en continua subida, así que dependiendo de tu estado de forma, sufrirás más o menos. Tras ese repecho, entras ya en plena naturaleza y comienzas a vislumbrar la obra de Ibarrola.

Agustín Ibarrola creo esta obra encuadrada dentro de la tendencia contemporánea del Land Art entre los años 1982 – 1985. Las pinturas en este grupo de árboles, componen diferentes figuras de animales, humanas y también geométricas pero siempre, mirando en la dirección y posición que encontrarás marcada en el suelo, con pequeños triángulos amarillos.

No todos tienen la misma energía para subir o se hacen los remolones.

No todos tienen la misma energía para subir o se hacen los remolones.

Fijaros bien en las marcas del suelo para poder admirar la obra en plenitud

Fijaros bien en las marcas del suelo para poder admirar la obra en plenitud

Encuadrado en una de las laderas del Valle de Oma, en Kortezubi, hay varias rutas de senderismo tanto para llegar aquí desde las Cuevas de Santimamiñe como a la inversa, una zona que el artista conocía perfectamente porque en esta zona vivió durante muchos años.

Tanto su amor por el arte como su amor por la naturaleza, quedan plasmados en esta obra de Agustín Ibarrola, leitmotiv de esta obra ideada por el artista vasco.

Es una ruta muy familiar e ideal para hacer con niños si el buen tiempo acompaña y disfrutar del entorno y la naturaleza. Como veis, cada uno lo disfruta como quiere pero a nadie deja indiferente.

Una buena manera de pasar una mañana de verano

Una buena manera de pasar una mañana de verano

Entre figuras humanas.

Entre figuras humanas.

La importancia de saber mirar

La importancia de saber mirar

Byron disfrutó tanto como los niños

Byron disfrutó tanto como los niños


Si queréis redondear la visita de regreso a Bilbao, puedes tomar la BI – 3231 dirección Munitibar, para disfrutar de otra maravilla de la naturaleza: el Balcón de Bizkaia.

Los mil y un verdes de las laderas y bosques de Urdaibai

Desde este mirador, puedes observar el paisaje más montañoso de la zona de Urdaibai en todo su esplendor. Está situado en una de las laderas del famoso Monte Oiz (dónde se estrelló aquel avión y por lo que es muy conocido, desgraciadamente).

En uno de los laterales del mirador, verás la imagen de una Andra Mari en cerámica que a mí me sorprendió mucho hasta que te cuentan el porqué de la misma. Resulta que existe una leyenda al respecto: parece que esta zona era reunión de brujas al anochecer y los lugareños evitaban pasar por esta zona una vez caía la noche. Así que la imagen de la Andra Mari actúa como protectora. Si ya lo decía mi abuela eso de que “haberlas haylas”…

Increíbles las vistas desde el Balcón de Bizkaia

Increíbles las vistas desde el Balcón de Bizkaia

Espero que en algún momento, tengáis un rato para visitar esta obra tan peculiar y en un enclave tan espectacular como es la Reserva de Urdaibai.

Happy Blogging! Happy Travels!

 

 

Deja un comentario