Los pueblos del Moncayo

El Moncayo se ve y distingue desde cualquier punto de los pueblos que anidan en sus faldas.

El Moncayo se ve y distingue desde cualquier punto de los pueblos que anidan en sus faldas.

Después de haberos hablado de Tarazona, la capital del Moncayo y del maravilloso Monasterio de Veruela, nos queda comentaros nuestra visita al Parque Natural del Moncayo y a los pueblos que anidan en sus faldas, entre otras cosas que iremos desgranando próximamente.


Dónde dormir…

Los pequeños pueblos del Moncayo, podemos decir que son tres, principalmente: Alcalá, Vera y Añon de Moncayo; desde éste último se accede fácilmente al Parque Natural del Moncayo y fue también dónde decidimos dormir. Lo hicimos en el Castillo de Añón, sito en pleno centro de este pequeño pueblo de montaña y junto a la Iglesia. Nosotros estuvimos muy  a gusto, en una habitación amplia, con decoración de época, amplia y limpia. Lo mejor es subir a la azotea de la torre, dónde puedes usar la barbacoa y desde dónde tienes unas bonitas vistas de toda la zona.

Detalles de la habitación y muros del Castillo de Añon

Detalles de la habitación y muros del Castillo de Añon

Detalles de otras estancias del Castillo de Añon

Detalles de otras estancias del Castillo de Añon

Terraza en una de las torres, desde dónde tienes unas vistas increíbles de la zona.

Terraza en una de las torres, desde dónde tienes unas vistas increíbles de la zona.


El Parque Natural …

Como hemos indicado, desde el propio Añón está perfectamente bien señalizado al acceso al Parque Natural del Moncayo que preside  toda la comarca. El Moncayo es una montaña aislada entre el Valle de Ebro y la meseta castellana y debido a su elevada altitud y orientación, tiene unas características muy especiales en cuanto a la flora y fauna de la zona. En la cara norte, puedes encontrar hayedos y abedules, gracias a la humedad del suelo y en una disposición de pisos latitudinales en función de la humedad y temperatura necesarias.

Por contra, la cara sur del Moncayo, presenta un paisaje muy diferente: matorrales, encina y endrinos, dan color en la primavera y el otoño.

La fauna autóctona que te encuentras por las laderas de subida hacia el Santuario

La fauna autóctona que te encuentras por las laderas de subida hacia el Santuario

Moncayo

Por la cara norte, puedes subir en coche hasta prácticamente la zona del Santuario de la Virgen del Moncayo y a partir de aquí, varios senderos bien señalizados te llevan hasta San Miguel o Moncayo (2315 m) o subir incluso por la ruta que te lleva al Refugio de Valdemanzano o de Cerro Gordo. Si lo tuyo no es la alta montaña, puedes dejar el coche en los parkings habilitados en la Fuente de la Teja o Fuente Sacristán y subir por los senderos hasta el propio Santuario y así disfrutar de las vistas increíbles desde la zona. Es una buena manera de apreciar los cambios de flora según se va cogiendo altura y en la zona del Santuario, tienes un mirador precioso.

Vistas de las faldas del Moncayo desde la subida al Santuario.

Vistas de las faldas del Moncayo desde la subida al Santuario.

Fuente frente a la Ermita de San Gaudencio

Fuente frente a la Ermita de San Gaudencio

Vistas desde el Mirador del Santuario de la Virgen del Moncayo

Vistas desde el Mirador del Santuario de la Virgen del Moncayo


Los Pueblos del Moncayo

La mayoría de estos pueblos alrededor del Moncayo, tienen una fisonomía muy similar, con pequeños centros urbanos alrededor de una Iglesia y/o Castillo, lo que de nota sus orígenes y están volcados con la agricultura y ganadería.

Lituenigo y Litago ⇒ Son dos pequeños núcleos urbanos a los que puedes acceder una vez que bajas desde el parking, tras la ruta matutina que os hemos comentado. Para mí, lo más representativo es la Ermita de San Sebastián en Litago.

Ermita de San Sebastián - Antigua Carretera de Castilla

Ermita de San Sebastián – Antigua Carretera de Castilla

Ermita de San Sebastián, que antiguamente estaba rodeada de nogales, cuyos frutos se vendían. El último nogal se taló en 1904.

Ermita de San Sebastián, que antiguamente estaba rodeada de nogales, cuyos frutos se vendían. El último nogal se taló en 1904.

Trasmoz ⇒ Lo más representativo es su castillo, que puede visitarse. Lo cierto es que desde la propia carretera e incluso desde la propia Vera de Moncayo, puedes vislumbrar la fortificación con un día despejado. Otra cosa curiosa, es que es el único pueblo declarado maldito y excomulgado por la iglesia católica en todo el territorio español, orden que aún no ha sido revocada. Akelarres y brujería, acompañan la historia de este pequeño pueblo a las faldas del Moncayo que celebra todos los años a primeros de julio, una Feria dedicada a la Brujería, declarada de interés turístico regional. Dicen que el antiguo abad del Monasterio de Veruela, Pedro Ximénez, es el causante de esta situación tras una disputa con el señor de Trasmoz por el curso del agua que llegaba a su localidad.

La silueta del castillo de Trasmoz desde Vera de Moncayo

La silueta del castillo de Trasmoz desde Vera de Moncayo

Alcalá y Vera de Moncayo ⇒ Son los núcleos de población más grandes, sobre todo Vera, que es el que presenta más servicios. La gran diferencia es que Alcalá está en un alto, lo que le confería desde su castillo, unas vistas privilegiadas en vistas sobre todo, a posibles invasiones y luchas entre los señores.

Alcalá de Moncayo, con su situación privilegiada sobre un montículo, dominando la llanura.

Alcalá de Moncayo, con su situación privilegiada sobre un montículo, dominando la llanura.

Grisel ⇒  aquí, no debes perderte el Pozo de los Aines. Es una dolina formada por el hundimiento de estratos calizos y yesosos, debido a la acción de las aguas subterráneas pero lo más curioso son las leyendas que circulan respecto de su origen. Hay un artículo que explica muy bien su origen, así que os dejó aquí el enlace para que podáis leer esas dos leyendas y porqué también se le llama la Sima de los sueños: Ocio Singular, Pozo de los Aines.


Lo cierto es que en Vera es en donde pudimos degustar ese torrezno soriano que en esta zona se trabaja tan bien, en su punto perfecto: jugoso por dentro y crujiente por fuera. Lo cierto es que la oferta gastronómica de la zona es increíble, pero es importante reservar, sobre todo si vas en fin de semana o en plena temporada de verano dónde esta zona se llena de visitantes.

El auténtico y exquisito torrezno de Soria

El auténtico y exquisito torrezno de Soria


Por hoy vamos a dejarlo aquí porque Los Fayos, se merecen un aparte, así como alguna otra ruta de la zona que también nos sorprendió.

Espero que  esta zona os haya gustado tanto como para ir a descubrirla, si aún no has pasado por allí porque lo cierto, es que ha sido una de las escapadas más completas de la temporada.

Como podéis imaginar, Byron disfrutó de la ruta como el que más.

Como podéis imaginar, Byron disfrutó de la ruta como el que más.

Así que sí, Aragonízate!!

Happy Blogging! Happy Travels!


CUADERNO DE VIAJE

Alojamiento: Castillo de Añón

Parque Natural del Moncayo: Red de Senderos y Rutas BTT

Mas info: Oficina de Turismo de Tarazona

 

Deja un comentario