Haro, la Capital del Rioja

Siempre me ha gustado el número siete, así que poniéndole el uno por delante, tenemos las diecisiete bodegas anidadas en Haro, la capital del vino. Del Rioja. Así, sin más presentación porque no lo necesita. No soy experta pero sí sé lo que me gusta y lo que no y el Rioja me gusta, mucho. Así que además de visitar alguna que otra bodega, teníamos por delante el descubrir un municipio volcado con el cultivo de la vid, de grandes botellas y sublimes sabores. Sí, el Dios del Vino, el amigo Baco, hubiera sido muy feliz en La Rioja y por ende, en Haro. Allá vamos…


ENTRE PALACIOS

Una de las primeras cosas que te llama la atención una vez entras en Haro, es la cantidad de Palacios que hay dentro del casco urbano. Otra vez, mi número de la suerte, me indica, que al menos en Haro, hay siete grandes construcciones palaciegas, entre las que destaca el Palacio de Bendaña, también conocido como el Palacio Paternina, de estilo plateresco y con una galería medular, única en La Rioja.

De entre el resto de Palacios, a mí me llamo la atención el Palacio de los Condestables, por su reloj de sol y por su picota cilíndrica, así como el Palacio de los Condes de Haro, sito junto a la Iglesia de Santo Tomás. De tres plantas, es una mezcla de estilos muy curiosa, con dobles columnas salomónicas.

Palacio de Tejada, Haro

Palacio de Tejada, Haro

El Palacio de Bendaña, en la Plaza de la Paz, junto a la Oficina de Turismo, sita en el bajo.

El Palacio de Bendaña, en la Plaza de la Paz, junto a la Oficina de Turismo, sita en el bajo.

Escudos palaciegos

Escudos palaciegos

Además de la Casa Pisón, callejear por Haro, es encontrar casi a cada paso, edificios y casas blasonadas, lo que pone de relieve el poder de algunas familias que residieran en la ciudad jarreña.

⇒  No te pierdas el nido de cigüeñas en la linterna de la bóveda del Palacio de las Bezaras


ENTRE PLAZAS E IGLESIAS

♣ Si los jarreros hay algo que veneran, además de sus caldos y su gastronomía, es a su patrona: Nuestra Señora de Vega. La venerada , patrona, recala en la Basílica que lleva su nombre, junto a los Jardines de La Vega, que te llevan casi sin querer, al Teatro Bretón de los Herreros, iniciando ya la entrada hasta la zona del casco antiguo. Está ubicada extramuros, en la zona nueva y allí descansa la imagen gótica que todos los 08 de septiembre, celebra su fiesta grande.

Jardines de La Vega, extramuros y en los aledaños de la Basílica

Jardines de La Vega, extramuros y en los aledaños de la Basílica

♣ Si entras a la Plaza de la Paz, centro neurálgico de la ciudad, por la calle Navarra,  a mano derecha, en uno de los extremos de la Plaza,  tienes la Puerta de San Bernardo y el TorreónEs uno de los restos medievales que quedan en la ciudad (S. XIV) y actualmente forma parte del Museo de La Rioja, acogiendo la exposición de arte contemporáneo. El Torreón y la Puerta, formaban parte de la antigua muralla de la ciudad de Haro, si bien actualmente, la Puerta queda reducida a un mero arco de medio punto. Aquí, también encontrarás el Ayuntamientoen un precioso edificio de soportales, así como la Oficina de Turismo.

Ayuntamiento de Haro

Ayuntamiento de Haro

♣ La Iglesia de Santo Tomásse erige en la zona alta de la ciudad, en el conocido como el Cerro de la Mota,  núcleo primitivo de la ciudad jarreña. Mirando hacía atrás, ves el Barrio de La Estación, dónde están ubicadas gran parte de las Bodegas. Declarada monumento nacional, es de estilo gótico florido. Si  hay algo que destaca, sin duda es su Torre que sentó cátedra en todas las construcciones posteriores. En el interior, mí me impresionó su órgano (S. XVIII) y el gran retablo del Altar Mayor, el más grande de toda La Rioja.

La Iglesia de Santo Tomás, monumento nacional

La Iglesia de Santo Tomás, monumento nacional

El organo del S. XVIII de la Iglesia de Santo Tomás

El organo del S. XVIII de la Iglesia de Santo Tomás

La torre de la Iglesia de Santo Tomás

La torre de la Iglesia de Santo Tomás


CALLEJEANDO POR HARO

No os voy a mentir, tras tanto caminar, llega la hora del aperitivo y la zona de La Herradura, llena de bares y restaurantes, te va llamando al olor de los pucheros y del buen vino. Las calles Santo Tomás y San Martín, acogen algunos de los establecimientos más concurridos y con más solera de la ciudad y por tanto, callejear es una obligación. Prueba sus banderillas, los morros, las patatas con chorizo, las chuletillas al sarmiento y el chorizo en sus diferentes versiones. Ojo que hay uno al que llaman “el asesino” y ya podrás imaginar porqué. Pero sinceramente, todo pasa mejor con un buen Rioja y eso, que no falte!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esculturas que representan los diferentes oficios ligados a la cultura del vino

Esculturas que representan la cultura del vino y sus oficios

Esculturas que representan la cultura del vino y sus oficios

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una de las entradas a las calles del tapeo por excelencia, conocida como La Herradura

En el caso de los vinos, es muy difícil hacer una recomendación porque cada paladar, es un mundo pero a mí personalmente, me gusta mucho el Ramón Bilbao, así que en la ciudad de sus Bodegas, lo tenía muy claro.

Y cómo no podía ser de otro modo, el punto dulce que no falte. No nos podíamos ir de Haro, sin probar algunas de sus especialidades. Sin duda, si hay algo característico es “el jarrerito”, que rinde homenaje al jarro, característico de la ciudad. El Jarrerito está compuesto por hojaldre invertido de mantequilla con merengue danés, chocolate y crema fría de crianza de Haro. Ahí lo llevas! Nosotros probamos los de la Pastelería Isasi. Exquisitos!

El jarrerito, muy bueno

El jarrerito, muy bueno

Y todo esto sin salir de Haro. Así que imagínate si tienes cosas por hacer. Eso sí, si estás unos días por la zona, además de otras visitas de las que ya hablaremos, os sugiero que os acerquéis a ver el Museo del Vino – Dinastía Vivanco, del cual ya os hablamos aquí → Museo Vivanco

También, si vuestra visita se da dentro de la primera quincena de junio, seguro que os coincide con el Mercado Medieval de Briones, nada que ver con otros mercados medievales que haya podido ver en otros lares. Además Briones, tiene un ambiente especial, así que desde luego, merece una visita.

Bueno, pues ahora ¿qué me dices? La Rioja Apetece…

Happy Blogging! Happy Travels!

 

6 comments

    • La Volvoreta says:

      Aunque no seas de vino Jordi, si te gusta la buena mesa que creo que sí, ya vale la pena la visita. Además hay unas bonitas rutas por la zona que ya os contaré. Un abrazo

  1. Mechteld van Heuven says:

    Que pueblo más mono! La iglesia parece preciosa. Y todo eso en combinación con el vino me parece ideal. A nosotros también nos gusta mucho el Ramón Bilbao (además tiene buena relación calidad/precio). A ver si pronto puedo ir.

Deja un comentario