Qué ver en Murcia en 24 horas

Trajes de colores, capas plateadas, bolsas llenas de regalos para mujeres, niños y hombres. Comidas de hermandad, terrazas llenas de gente y un ambiente excepcional en la calle. Sí, esto es Murcia, celebrando por todo lo alto,  la Fiesta de la Primavera.


LLEGAR Y APARCAR. Llegamos a Murcia en unos 35 minutos desde Los Alcázares y lo cierto, es que nos costo un poquito aparcar ya que la zona histórica es peatonal salvo pequeñas calles con muy poco aparcamiento; vista la situación, nos dirigimos hacía la zona de la universidad, en la zona de la Puerta Nueva y allí, encontramos sitio a 5 minutos andando del centro histórico. Eso sí, es zona azul pero es bastante más económico que el parking.

JARDINES Y FIESTA DE LA PRIMAVERA. De entre las diferentes atracciones que se despliegan en Murcia en unas de sus celebraciones más especiales, llaman la atención los Jardines de Primavera;  puedes verlos en varias zonas de la ciudad, con nombres tan peculiares como “Homenaje a las Huertanas”, “La Parranda”, “Arborium”,… Lo cierto, es que casi todos tienen alguna relación con la magnífica huerta murciana.

También en estas fechas, puedes degustar auténtica comida casera murciana en tres zonas dónde las gentes de las diferentes peñas de la ciudad, cocinan para todos y a un precio muy económico. Se instalan carpas con esta finalidad en el Jardín Floridablanca, Jardín Botánico y Jardín el Salitre.

Jardines espectaculares a lo largo de toda la ciudad durante las Fiestas de la Primavera


EL MARAVILLOSO CASCO HISTÓRICO 

Desde la zona de la Puerta Nueva, bajando hacía el casco histórico, lo primero que nos encontramos fue con la Iglesia y el Convento de la Merced, así que rápidamente, inauguramos nuestra ruta.

Entramos por la calle Andrés Baquero hacía la Calle Trapería, auténtico centro comercial del casco histórico, junto con la calle Platería; bien es cierto que en todas las calles encuentras pequeño comercio, cuestión que a mí personalmente me gusta mucho porque da mucha vida.

EL CASINO. En la misma Calle Trapería, encuentras una de las joyas de la ciudad de Murcia: su Casino. Es un edificio espectacular, con un interior absolutamente precioso y cuidado en cada detalle. Hasta la mitad de la planta primera, puedes entrar de manera libre y a partir de aquí, debes de pagar una entrada para admirar su suntuosidad. Considerado bien de interés cultural, es uno de los puntos culturales y de ocio más importantes de la capital.

El edificio del Casino, ya promete pero el interior es increíble. Es una visita imperdible

El interior de Casino es espectacular y está tremendamente cuidado.

Una auténtica maravilla todo el interior del Casino de la capital murciana.


LA CATEDRAL Y SU MUSEO. Siguiendo hacia el Río Segura, llegas a la Catedral, otro de los bastiones turísticos del casco histórico. Es absolutamente imponente, desembocando en la Plaza Cardenal Belluga, con sus terrazas llenas de gente a todas horas y con mucha luz. Es una plaza llena de vida y con bellos edificios alrededor. Es una catedral gótica pero con elementos renacentistas y barrocos. A mí, lo que más me llamó la atención, es la fachada barroca y la torre, de casi 100 metros.

La torre de la Catedral, es visible desde toda la ciudad

La catedral de la capital es uno de los edificios más visitados


EL PALACIO EPISCOPAL.  Uno de los edificios que dan a la Plaza Belluga y que vale la pena visitar (solo puedes ver la parte abierta al público). Junto con el Casino, es uno de los edificios que más me gusto. Data del S. XVIII y es un edificio de tres plantas, ordenadas  alrededor de un patio central; la escalera que da paso a los diferentes pisos, es una maravilla. La entrada por la Plaza Cardenal Belluga, está presidida por el escudo dedicado al Obispo Rojas, bajo cuyo mandato se terminó la obra.

La fachada del Palacio episcopal es llamativa por su ornamentación y también por su color. Pero su interior, es aún más impresionante

La escalera del Palacio Episcopal, uno de los rincones más espectaculares y fotografiados


EL AYUNTAMIENTO. También desde aquí, llegas en un salto al Ayuntamiento, otro edificio curioso mirando al Segura y al Puente de los Peligros. En la Glorieta de España, frente al Ayuntamiento, en  estas Fiestas la ambientación y decoración era espectacular.  De estilo neoclásico, data del S. XIX y a mí personalmente, me llamó la atención su colorido.

La Plaza del Cardenal Beluga, otro punto neurálgico de la ciudad

En las Fiestas de la Primavera, Murcia está aún mas florida de lo normal.


CASA GUILLAMON. Si bien en Murcia hay edificios curiosos, como la Casa Moneo, la Díaz Cassou o la Cerdá, la Casa Guillamón es una de las que más me gustó. Sita a medio paso de la Glorieta de España, en la Calle Ferrería, haciendo esquina, es un edificio llamativo y muy bien conservado. De estilo ecléctico con toques modernistas, es un edificio residencial.

Casa Guillamón, una de las más bonitas de la zona vieja


PLAZA DE LAS FLORES Y SANTA CATALINA.  Cómo no todo iba a ser visitar, llegó la hora del tapeo y para eso, los murcianos tienen un arte especial. Cruzando la Gran vía, llegas a estas dos plazas, en las que el gentío y el buen rollo, es la nota dominante. Además, en estas Fiestas, imaginaros como estaba aquello. Aún así, encontramos sitio en dos terrazas, en las que degustar alguna de las especialidades de la cocina y huerta  murciana. Debo destacar las “patatas chillonas” con salsa brava y ajo negro, las croquetas de gamba roja, la tempura de verduras o el tortellini de calabacín relleno de gamba roja; la gamba roja, está muy presente en la cocina ya que Murcia, es prima hermana de Almería.

Las patatas chillonas y las croquetas de gamba roja

“Envoltinni” de calabacín y gamba roja, un “must” en la Plaza de las Flores

La espectacular huerta murciana

Como ya sabréis, una de las tapas típicas es el matrimonio, del cual ya os he hablado en alguna versión diferente; también la marinera pero cómo yo no soy fan de la ensaladilla rusa, pues no la probé pero eso sí, se despachaban por docenas. En cualquier caso, encontrarás de todo y para todos.


Tras este atracón y descanso merecido, decidimos seguir nuestra visita por el casco histórico, dirigiéndonos hacía la Plaza Julián Romea.

TEATRO ROMEA. El Teatro Romea, con más de 150 años de historia, se construyó para acoger las crecientes representaciones teatrales que se daban en la ciudad a mediados del S. XIX. Edificio neoclásico, con detalles modernistas llama la atención por sus tres bustos de fantásticos músicos: Beethoven, Listz y Mozart, ubicados en la parte superior de la fachada.

El espectacular teatro Romea y su colorida fachada. No te pierdas sus detalles

IGLESIA Y CONVENTO DE SANTA CLARA. Data del S. XIV y se construyó sobre los restos del antiguo alcázar musulmán del emir murciano Ibn Hud.  Actualmente, está ocupado por las monjas clarisas y se pueden apreciar influencias islámicas, góticas y barrocas.

Desde aquí, nos dirigimos a la PLAZA DE SANTO DOMINGO, otro punto neurálgico de la ciudad, llena de terrazas pero también de edificios singulares: el Palacio Almodóvar (del siglo XVII y que fue sede del gobierno civil hasta mediados del S. XX) o la Iglesia de Santo Domingo, de la cual llaman la atención sus dos fachadas; la que da a la Plaza Romea, es en realidad es la única entrada y la que da a la Plaza de Santo Domingo, es entera de ladrillo.

Santo Domingo y una de sus puertas.


Bueno, pues hasta aquí, nuestro recorrido por la zona histórica, no sin disfrutar de varios espectáculos callejeros que llenan las calles de la ciudad en estas fiestas y que dan un color  y sabor especial a cada rincón de esta preciosa ciudad.

Y vista la devoción por la Virgen de la Fuensanta, nos decidimos a visitar el Santuario de la Patrona de la ciudad.

SANTUARIO DE LA FUENSANTA. Se llega muy fácilmente desde el centro y desde allí, hay unas vistas impresionantes tanto de la ciudad, como de la huerta murciana. Está situado en la pedanía de Algezares y  construido, sobre los restos de una antigua ermita medieval. El Santuario es de estilo barroco y acoge en su interior, la imagen de la patrona de Murcia que es la Virgen de la Fuensanta. Habitado y cuidado por monjas benedictinas, en sus alrededores puedes ver también la Fuente Santa, de estilo renacentista.

El Santuario de Fuensanta, sitio de peregrinación por los marcianos y una de las romerías más espectaculares de la zona.

Desde el Santuario de la Fuensanta, las vistas de la huerta murciana

Animados por las vistas, nos fuimos a ver el CASTILLO DE MONTEAGUDO, a unos 5 kilómetros de la ciudad. Sito en la pedanía de Monteagudo, es una construcción situada en lo alto de un puntal rocoso, elevado casi 150 metros sobre el nivel del mar. De origen islámico, llama la atención el Cristo construido sobre la cima. Os podéis imaginar que las vistas desde aquí, sigue siendo alucinantes.

Monteagudo, espectaculares vistas. El cristo impresiona desde todos los puntos de acceso.


Pues ya veis, lo que da de sí una visita a la capital murciana. Seguro que nos hemos dejado un montón de cosas pendientes pero como nos ha gustado tanto, nuestra idea es volver, así que abrimos la puerta a las sugerencias de todos los que conocéis esta tierra.

Gracias Murcia y gracias a todos los murcianos por su hospitalidad y trato. Ha sido un placer

Happy Blogging! Happy Travels!


Para más información: Turismo de Murcia

 

6 comments

    • La Volvoreta says:

      Es cierto, cómo triunfan las marineras!! Para nosotros fue una sorpresa, ya que nos pilla un poquito lejos y era la primera vez que nos acercábamos a Murcia. Y como ves, nos encantó! Ahora que la veneración que tienen con la Fiesta y el nombramiento de Doña Sardina, en pocos sitios lo he visto. Un abrazo

  1. María (Emociones Viajeras) says:

    Súper completo el post. me viene genial porque vamos a pasar un fin de semana con los peques en Murcia y me sorprende leer tanto porque… ¡Veo que hay mucho para visitar!. A lo que comentas, sólo me quedaría añadir actividades para hacer con los peques (por aquello de compensar: una para nosotros-una para ellos). Así que a planificar se ha dicho! Un saludo!

    • La Volvoreta says:

      Cómo te entiendo!! pero como no tenemos niños es algo que nos flojea, ja,ja,ja… De todas formas, Escapalandia, tiene muchas salidas con actividades de niños. Carmen para eso es una experta. Espero que los disfrutes mucho. Un abrazo

Deja un comentario