Algarve: 7 imprescindibles

Las callejuelas empinadas de Monchique

Cuando mencionas el Algarve, casi todo el mundo piensa en sol y playa; y en verdad, las playas del sur y este de Portugal, sin duda son excepcionales. Pero no todo el Algarve es costa y hay que destacar que  tiene una parte interior preciosa y más desconocida. Así que empecemos por ahí., por ser los menos común y turístico. Vamos a ver cuales han sido nuestros imprescindibles en nuestro roadtrip por el Algarve.


LOS 7 IMPRESCINDIBLES 

Si hablamos del interior del Algarve, para mí, sin duda, hay que visitar de manera tranquila y provisto de buenas zapatillas o botas para caminar y disfrutar del paisaje, las siguientes zonas:

1.- MONCHIQUE  y sus famosas termas, sitas a menos de 4 kilómetros del centro urbano. Rodeado de montes de alcornoques y senderos y rutas que te llevan hasta el Foiá (900 metros de altitud), es un municipio volcado con la industria del corcho. Podrás ver productos  de todo tipo, hasta bailarinas, que he de decir, eran muy cómodas. Además, podrás degustar y comprar madronho, la famosa aguardiente de la zona algarviana interior.

El Castillo de Silves, con sus tonos rojizos y que ofrece una buenas vistas de toda la zona. La entrada es de pago (3,00)

2.- SILVES. A menos de 30 kilómetros de Monchique, tienes uno de los pueblos medievales más bonitos del Algarve. Su castillo, la y su precioso casco histórico, valen la pena. Y mucho. También en este punto, si te gusta el senderismo, puedes subir hasta Picota, el segundo pico más alto de la región y disfrutar de las maravillosas vistas.

♠ No puedes marcharte sin pasar por la Pastelaria Da Rosa. Un must.

3.- SERRA DO CALDEIRAO. Sin duda, uno de los puntos más auténticos de la región y atravesada por la vía algarviana. Salpicada por pequeños pueblos blancos, llenos de carisma, tales como: Alte, Salir, Loulé,… y todo, a menos de 20 minutos de Albufeira. Sin duda, tanto la subida a Rocha da Pena (no más de 5 kilómetros) y el Castillo y Mercado de Loulé, son mis imprescindibles de esta zona.

♠ No puedes marcharte sin darte un chapuzón en  Queda do Vigario (a las afueras de Alte).

Queda do Vigario, a las afueras de Alte, dirección Salir y Querença


Saliendo ya de la zona interior de la región algarviana, sin duda destacaría, entre otros, estos cuatro puntos imprescindibles:

4.- LAGOS, ciudad y cuna de navegantes. De aquí, partieron los grandes descubridores y marinos portugueses y es una ciudad ligada al mar. Su cuidado centro histórico amurallado y la Fortaleza del S. XVIII, son visitas imprescindibles pero sobre todo, en la Fortaleza, fíjate en la curiosa capilla de Santa Bárbara, patrona de las tormentas. Desde aquí y a menos de 3 kilómetros, tienes una de las grandes maravillas naturales del Algarve: Ponta da Piedade. Sobran las palabras.

♠ Tienes que probar el pan de chicharrones de la Padaría Central. Un lujo muy barato y sabroso.

 

5.- BENAGIL. Famosa por sus calas, playas y grutas, sin duda toda esta zona es un espectáculo; aún más, con la mar bravía. Sin embargo y sin desmerecer nada, para mí la palma se la lleva el Percurso dos Sete Vales Suspensos, una de las míticas rutas algarvianas que es un imprescindible que te dejará sin palabras. Las vistas, la flora y fauna junto con el paisaje, son una auténtica maravilla.

Formaciones rocosas que conforman este trozo costero del Algarve

6.- TAVIRA y sus pueblos de alrededor, con su encanto propio y guardando la esencia algarviana como pocas zonas de la región. Santa Luzia, el barrio de pescadores y la Praia do Barril con su cementerio de anclas, son algunos de sus atractivos. Olhao, sin duda, es una vuelta al pasado, al anclaje de la gente del lugar, a la calma y a los zumos de naranja algarviana. Disfruta de manera relajada de Tavira y su blanco casco histórico y disfruta de las vistas desde el Castillo ( o lo que queda de él).

El zumo de naranja algarviana me conquistó por su dulzura natural, mezclada con zanahoria es un refresco buenísimo para combatir el calor.

7.- EL FIN DEL MUNDO. Sagres, como inicio de la ruta hasta Cabo de San Vicente, ofrece un pasado militar ligado también al mar. Marcada por la abrupta costa, tanto la fortaleza como la Praia do Martinhal, son dos de sus grandes atractivos. Disfrutar de la puesta de sol en Cabo San Vicente, será una de las mejores experiencias de tu vida, sin duda alguna. Disfruta de la zona de manera responsable.

♠ No te vayas del fin del mundo sin probar el arroz con pulpo de A Grelha.

Puestas de sol que se te graban en la retina.

No querría dejar de dedicarle unas palabras a Faro, la capital del Algarve y que al menos, se merece una visita de mediodía, para disfrutar del pequeño casco histórico y visitar a Capela dos Ossos, cuanto menos, curiosa.

Happy Travels! Happy Blogging!


Os dejamos varias entradas ligadas al roadtrip que hicimos por el Algarve, con información mucho más detallada de la zona:

5 comments

  1. Héctor Arenós Marco says:

    Ni Molchique, ni la Serra do Caldeirao, ni Tavira estaban en mis planes cuando estuvimos una semana por allí, los dos primeros por desconocimiento y el tercero por tener que descartar zonas o cosas, ya que a todo no llegamos. De todas formas lo pasamos genial y nos encantó, de modo que…¿quién sabe si volveremos algún día?

    • La Volvoreta says:

      El interior es el gran desconocido y el menos masificado a pesar de la vía algarviana. Siempre hay motivos para volver al Algarve. Saludos

  2. Maria Jose Moron Gomez says:

    Conocemos bastante Portugal, sobre todo el Algarve, por aquello de estar cerca de Andalucía. Me alegra saber que de los siete puntos me faltan por conocer sólo tres (los primeros), jejje. Siempre se descubre algo, así que cuando regrese ya sé qué es lo primero que voy a hacer ;D Gracias por compartir!

Deja un comentario