Segura, una de las joyas del Goierri

Palacios con blasones centenarios y muchas flores; de colores vivos. Silencio en sus calles, sobre todo a la hora de la siesta y movimiento en el frontón, también centenario y lleno de niños jugando, emulando a los grandes pelotaris. Bendita niñez. Bienvenidos a Segura, un museo al aire libre.


SITUACIÓN

Enclavada en el Goierri, las llamadas “Highlands vascas”, la Villa de Segura, data del S.XIII, construída en la misma ubicación y por orden de Alfonso X, en vistas de un plan estratégico defensivo, en las épocas conflictivas para proteger el Camino Real de San Adrián; por su posición, Segura fue una de las villas comerciales más importantes de los S. XV – XVI.

Sita a 50 Km de San Sebastián y a unos 70 Km de Vitoria, es sin duda una visita obligada, sobre todo para los amantes de las villas medievales.

Declarada Conjunto Histórico Monumental Histórico Artístico en el año 1996, mantiene su encanto por una excelente reconstrucción y mantenimiento de la arquitectura civil y religiosa. Además, es la puerta para visitar otras poblaciones de la zona, como Idiazabal, otro pueblo histórico del Goierri.


QUE VER EN SEGURA

Una de las características que más llama la atención, es la estructura de la población, de forma ovoide y alejada de estructuras más cuadradas de otras villas medievales. Además y posiblemente por su estructura defensiva y su actividad a lo largo de los siglos, cuenta con cinco portales de entrada: Beheko Atea, Gaztelazko Atea, Nafarroako Atea, Ate Txikia y Zeraingo Atea. Todos se conservan de una u otra manera, pero son visibles para el visitante.

LARDIZABAL.- Nosotros entramos por el Jauregi Portalea (se puede dejar el coche bien aparcado en esa zona), para desembocar en Lardizabal Kalea y así ver los jardines y el ayuntamiento, ubicado en el Palacio Lardizabal; edificio barroco del S. XVII, cedido por la familia Lardizabal a la villa.

Palacio Lardizabal

Jardín del Palacio Lardizabal

CÁRCAVA.- Desde ahí, y cruzando por Zurbano Kalea, llegamos a la zona de la Cárcava y el pozo de la villa. La cárcava define bien la esencia medieval del municipio. Sita en la parte trasera de las casas, servía como pequeño espacio para tener sitio para las huertas o los corrales para los animales. De su finalidad original, terminaron siendo pasillos muy estrechos y lúgubres, además de insalubres, debido a la falta de saneamientos en la época de la que data la villa. Segura, es una de las pocas poblaciones medievales que conserva esta estructura aunque acortada por la propia evolución de la población. Está enclavada en la llamada plaza del Bolaleku, fue ésta una zona de esparcimiento y recreo, primero de pelota y luego como bolera, de ahí el nombre.

Larga y estrecha cárcava

Plaza Bolaleku

Portal de Zerain

♠ Justo enfrente de la plaza, puedes ver otro de los portales, en este caso el Portal de Zerain; vistas preciosas de los alrededores de Segura. 

KALE NAGUSIA.- La calle mayor, concentra la mayor parte de los edificios históricos. Empezando por la parte baja de la calle, y casi pared con pared, se encuentran los Palacios Balentzegi y Jauregi. Éste último, data del S. XVII de estilo barroco y conservando elementos originales, como las inscripciones religiosas de la planta baja. El Balentzegi, también data del S. XVII y es un excelente exponente de palacio urbano.

Palacio Balentzegi

Siguiendo hacia arriba, encuentras la Casa Ardixarra o Don Garci, en cuyos aledaños tienes la oficina de turismo. La casa representa la típica Casa – Taller del S. XVI, llamando la atención la estructura de madera y sillares, las ménsulas y las pequeñas ventanas de invierno.

Continuamos por la Calle Mayor, y a mano derecha encuentras el Portal de Zerain, el mejor conservado de los cinco. A través de él, se llegaba al puente Zubiain y de ahí, al pueblo de Zerain. Originariamente, el portal estaba completo pero actualmente, ha sufrido también  modificaciones por la edificación adyacente que lo ha deslucido.

Casas medievales conservando estructuras originales

El Palacio de Guevara, a pesar de ser una de las pocas construcciones bajomedievales de Gipuzkoa que se conservan, su estado no es el más adecuado. Aún así, no dejes de admirar las gárgolas originales, si bien han desaparecido los dos torreones de los extremos.

EDIFICIOS RELIGIOSOS.- Llama la atención la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de estilo gótico y del S. XVI. De monumentalidad catedralicia es uno de los mayores exponentes del gótico vasco. Su retablo barroco – rococó data del S. XVIII.

Frente a la Iglesia, tenemos el Frontón, punto de encuentro y reunión por excelencia de los municipios vascos. Flanqueado por esculturas de Nestor Basterretxea, sigue siendo punto neurálgico de la Villa.

Entrada De la Iglesia de la Asuncion

Leyenda que figura junto al frontón

Camino del Convento de la Purísima Concepción, encuentras el Palacio Arrue, en una de los mejores emplazamientos de la Villa. La planta baja, data del S. XVI y tras el incendio del S. XVII, se procedió a la reconstrucción, destacando sobre todo la galería con diecisiete arcos dobles. Característico su color rosado y detalles religiosos de la parte baja.

Perfil del convento

Palacio Arrue

Y saliendo de este baño de historia y cultura, nos topamos con el Portal de Osina, que data del S. XVIII. El antiguo Portal de Navarra, era la entrada para viajeros y mercaderes procedentes de la comunidad foral. Ha quedado muy reducido en relación a  su formato original.

Pues hasta aquí, nuestra visita a Segura, perfecta escapada para este otoño o para cualquier época del año. Con ganas de más Goierri!

Happy Blogging!! Happy Travels!!


Para más info y visitas guiadas: Turismo Segura

Deja un comentario